LOS TERRICOLAS

“Los auténticos Terrícolas De Venezuela: Los consentidos de América”

Sin que se puedan precisar estos datos, aunque se trate de un grupo musical netamente venezolano, denominados Los Terrícolas de Venezuela, pues todos sus miembros nacieron en Venezuela.

Fotografía Extraída de Google

Lograron alcanzar una inmensa fama en lo musical y una grandiosa reputación en lo personal.

En el año de 1968 se le ocurre a Johnny Hoyer, el mayor de los Hermanos Hoyer, desarrollar y formalizar la idea de formar con los miembros jóvenes de la familia una agrupación musical, pero de manera seria y con la preconcebida ilusión de hacerse músicos profesionales.

Esto ocurre en la población de Morón, Puerto Cabello, Estado Carabobo, Venezuela.

Cuando ya tienen más o menos completado el grupo musical, lo que originalmente habían pensado identifican con el nombre “Mini Combo Montrealo”.

Al comienzo,

En plena efervescencia musical y abrazados por el calor que la emoción producía por lo que se iba a emprender, comenzó la experiencia y es así como se recuerda que este pintoresco grupo ejecutaba diferentes ritmos bailables.

Bajo las notas musicales que provenían de los diferentes acordes que producían los instrumentos conque contaban, distribuidos así: Teclados, Guitarra Eléctrica, Bajo, Batería, Tumbadora, Timbal, y tres Vocalistas.

Como se habían dedicado a interpretar música bailable, que todavía no los definía como artistas desde el punto de vista musical, pero sin embargo en cuantas fiestas, bailes o reuniones que amenizaban, se destacaban y ya comenzaba a asomarse una especial predilección por parte del público.

Principalmente por la interpretación del genero romántico en la voz de Néstor Daniel.

Comienzan sus peripecias y durante algún tiempo se dedican a mostrarle su trabajo a grandes y diferentes casas disqueras de la capital, pero corriendo igual suerte, ya que no le prestaban atención.

Pero, como en los cuentos de hadas, siempre surge un momento en que se hace realidad lo que se ha soñado, y es así como finalmente una pequeña casa disquera, “Discomoda”, le presta atención.

Sus triunfos fueron tan sonoros,

Tan descomunalmente asombros que se agotaban sus discos, los llenos eran increíbles en los sitios donde se presentaban, las fans gritaban, lloraban, pataleaban, se desmayaban, toda una locura exitosa ante públicos exigentes y de diferentes matices e idiosincrasia.

Llegaron a recibir infinidad de premios en Venezuela, Discos de Platino en México, galardones en Estados Unidos, y muchos otras distinciones, que conformaron el reflejo de los triunfos de los muchachos que partieron de Morón, Venezuela y se residenciaron en México para hacerse famosos y prácticamente exportar su música a su propio país de origen.

Al final de la década de los sesenta, la de los setentas, la de los ochenta y principios de los noventas, fue el lapso del triunfo apoteosico de esta agrupación musical venezolana.

Fue el tiempo en que cosecharon casi la mayoría de sus grandes éxitos y fue cuando pudieron recoger los frutos de todo cuanto se habían esforzado para hacerse con un nombre artístico, que fuera reconocido mundialmente.

Todas las personas que surgieron de estas tres generaciones fueron testigos de excepción del gran triunfo de “Los Terrícolas”, quienes dejaron una huella imborrable en los amantes de la música romántica, imperecedera como un legado para la posteridad como una autentica herencia musical para beneplácito de los amantes de la buena música.

NUEVAS PLUBLICACIONES