golden-retriever-puppy-running-in-field-SW

Enfermedades de un cachorro

Cuando adquieres un cachorro, es imprescindible acudir a un veterinario para que le realice una exploración completa, y te informe de qué vacunas y desparasitación necesita para inmunizarse durante los primeros meses de vida.

Fotografía Extraída de Google

Aunque siempre es recomendable visitar al veterinario ante cualquier predisposición de tu cachorro, para saber cuándo es realmente indispensable, es conveniente que observes su aspecto y comportamiento con cierta asiduidad. De esta manera, siempre estarás al tanto de cualquier signo de alerta. Los siguientes parámetros pueden darte algunas pistas:

NARIZ

Sana: fresca, limpia, húmeda y sin secreción.

Consulta a tu veterinario: si detectas mocos u otras secreciones.

OJOS

Sanos: limpios y luminosos.

Consulta a tu veterinario: si están enrojecidos, si lagrimean y dejan marca en el pelaje o si hay alguna otra secreción.

OREJAS

Sanas: rosadas, sin olor ni suciedad interior. Es importante revisarlas semanalmente.

Consulta a tu veterinario: si el canal auditivo contiene cera oscura que se asemeja al poso del café seco.Cuando el canal auditivo está caliente, inflamado, con pus o resulta maloliente. También si tu cachorro intenta rascarse las orejas o sacude la cabeza con frecuencia.

PIEL/PELAJE

Sano: piel rosada y limpia. Libre de bultos, manchas, Parásitos u excrementos de pulgas o garrapatas. Pelaje espeso, brillante y sedoso.

Consulta a tu veterinario: piel enrojecida, con protuberancias, heridas o suciedad. Cuando hay zonas sin pelo o el pelaje tiene un aspecto grasiento.

BOCA

Sana: encías rosadas. Aliento fresco. Dientes blancos.

Consulta a tu veterinario: hinchazón de las encías, inflamación y enrojecimiento. Mal aliento o dientes sucios.

Los cachorros también están expuestos a padecer una serie de enfermedades o dolencias a consecuencia de sus bajas defensas, ya que a partir de las 6 semanas los cachorros pierden la inmunidad materna.