690a7c8f-559f-455f-b543-41a153fe8106_alta-libre-aspect-ratio_default_0

El embarazo y el celo de los gatos

Las gatas son excelentes criadoras. Tu gata puede concebir y parir a una camada de gatitos con gran facilidad, ¡incluso antes de que te des cuenta de que puede estar embarazada!

Fotografía Extraída de Google

Tradicionalmente las gatas suelen entrar en celo en función de las estaciones y la duración del día. En el hemisferio norte, el ciclo de las gatas va de enero a septiembre, y le sigue un periodo de inactividad sexual de entre tres y cuatro meses.

No obstante, el aumento de los gatos domésticos y el perfeccionamiento de las viviendas han propiciado que el ciclo de las gatas se extienda durante todo el año independientemente de las condiciones climáticas.

¿CÓMO SÉ SI MI GATA ESTÁ EN CELO?


El periodo durante el cual tu gata atrae el interés de los gatos machos se denomina oficialmente proestro y estro. Dura entre 6 y 12 días y durante este tiempo es normal que muestre cambios de comportamiento notables. Este periodo también suele denominarse “llamada”. Los cambios de comportamiento típicos son los siguientes:

  • Aumento de los maullidos (a menudo gemidos graves)
  • Frotamiento de la cabeza y el cuello con todo tipo de objetos como piernas o muebles
  • Arqueamiento y contorsiones por el suelo y aumento de movimientos con las patas
  • Micción más frecuente
  • Mayor agitación
  • Más muestras de afecto o agresividad, según el gato