GATO EN VETERINARIO

¿Cómo minimizar el estrés de la visita al veterinario?

Llevar a tu gato al veterinario puede ser una experiencia estresante no solo para ti, sino también para tu gato.

Fotografía Extraída de Google

PREPARACIÓN PREVIA PARA LA VISITA AL VETERINARIO DE TU GATO

  1. Cuando vayas al veterinario, necesitarás un transportín para gatos para llevarlo de forma segura a la clínica y para que permanezca tranquilo mientras espera a ser visitado.

EL DÍA DE LA VISITA DE TU GATO AL VETERINARIO

Si tienes hora para ir al veterinario y tu gato vive tanto dentro como fuera de casa, te aconsejamos que el día de la visita permanezca en casa.

Así, no tienes que preocuparte por encontrar a tu gato en el caso de que ande husmeando por el vecindario a la hora de la visita.

Anima a tu gato a que entre por su propio pie al transportín colocándolo en el suelo con la puerta abierta y una cómoda camita en el interior.

También es buena idea llevarte una toalla para que puedas cubrir el transportín y evitar que el gato vea cosas que puedan estresarlo (p. ej. otros gatos o perros grandes y babosos) ya sea de camino o en la clínica veterinaria.

Tener preparada ropa de cama adicional puede ser útil en caso de sufrir algún accidente por el camino.

Por último, es importantísimo que estés calmado durante la visita al veterinario. Los gatos se percatan de tu estado de ánimo o de si sufres la más mínima ansiedad, pero en cambio también estarán tranquilos si tú lo estás.

Utilizar un tono de voz bajo y pausado también tendrá un efecto tranquilizador en tu felino. Si no lo van a intervenir quirúrgicamente, puedes plantearte llevar algo de comida y utilizarlo para recompensar su actitud calmada durante la visita.

NUEVAS PLUBLICACIONES